Junta directiva 2017-05-16T09:46:10+00:00

Junta Directiva

Claudia Medina – Presidenta

Hace algo más de cinco años, comencé mi relación con la diabetes de manera directa a través del debut de mi hijo Alejandro, cuando acababa de cumplir seis años.Desde ese momento mi mayor inquietud ha sido aprender sobre todos los ámbitos que rodean a esta patología. Raciones, tratamiento, deporte… y parte esencial de ese aprendizaje pasa por el contacto con otras personas que viven lo mismo que tú, como paciente o como familiar.

Siempre tuve claro que quería hacer cosas para ayudar en diabetes y al mismo tiempo que me ayudasen a mí, como madre a seguir formándose para el mejor manejo de la diabetes de Alejandro.

Tuve la suerte de encontrar un grupo de personas que creyeron en la idea de que, crear una asociación es una forma importante de unir conocimientos, experiencias, de dar visibilidad, de normalizar, de hablar todos el mismo lenguaje y ser entendidos, una forma de empoderarnos como pacientes y poder actuar.

La vida con diabetes no es fácil, es un camino que debemos recorrer y que tiene obstáculos que no se pueden evitar, pero juntos es más fácil decidir cómo superarlos, cómo llegar a nuestras metas.

La información ayuda al buen control, y el buen control ayuda a que el camino sea más sencillo.

El saber que hay más personas en tu misma situación normaliza tus rutinas, y puedes comprobar que la diabetes no es impedimento para nada en la vida, solo te roba momentos, momentos en los que debes parar, para reaccionar y poder seguir adelante.

Para mí ADICOR significa ALEJANDRO, todos los “alejandros” que conviven cada día con diabetes y para todos ellos tenemos nuestras puertas abiertas.

 

Eva Martínez – Vicepresidenta

Todo empezó hace 25 años, cuando mi edad era de 11; conocía algo sobre diabetes porque mi abuela era paciente de tipo1 también, pero solo eso, un poco de pasada. Hasta que me llego a mí: ¿cómo aceptar que te digan que tienes diabetes?, pues mal, pero bueno, vas aceptando la nueva situación poco a poco: empiezas a aprender las rutinas, alimentación, tratamiento, etc etc….
Fueron pasando los años y etapas nuevas, que vas superando, porque tienes los conocimientos suficientes. Mi experiencia con esta patología crónica, en general, ha sido bastante buena, he tenido dos niñas preciosas con embarazos normales, con muchas revisiones para garantizar que todo va bien, y así fue todo, genial. Hace un año, cuatro personas decidimos que tenía que haber una asociación en Córdoba, ya que hacía años que no había ninguna en la capital, y aquí estamos, dispuestos a ayudar a todo el que lo necesite, asistiendo en el conocimiento de tratamientos, y todo lo que pueda hacernos la vida mucho más fácil. ¡¡¡Así que, desde Adicor, os animamos a que nos conozcáis, y podamos ayudarnos mutuamente!!!

Actualmente mi control es mediante Infusora Continua de Insulina (Bomba de Insulina), y tengo que decir que es un sistema que, aunque complejo, facilita y normaliza mucho la vida del paciente, si éste también acepta el reto que propone el sistema y trata de aumentar sus conocimientos sobre esta patología.

Tomás Rodas – Secretario/Tesorero

Jamás pensé que, en algún momento, la diabetes apareciese en mi vida. Era totalmente desconocida en un espacio medianamente cercano de mi entorno. No había antecedentes familiares y solo tenía conocimiento de que había personas que no podían, en modo alguno, tomar azúcar y, por eso, eran “diabéticas”.

Es una faena el día que te comunican que “has debutado”, porque te pierdes totalmente en un mar de dudas, en el que no encuentras un buen barco ni un buen rumbo para navegar. De pronto la vida pega un cambio difícil de asimilar: organizar comidas, horarios, meter esta nueva situación dentro del entorno familiar…etc, vamos, que la vida “te ha jugado una mala pasada”.

Sin embargo, NADIE dijo que el paso por este mundo fuese un paseo fácil, ni que es cierto que “todo nos toca a nosotros”. Por todo esto, después de una dura etapa inicial, llegó el momento de integrar la diabetes en mi vida. Todo un reto, pero estaba por medio el salir a flote o montarme en el barco de la deriva. Es en este momento en el que aparecen en el escenario los grupos de personas que estaban en la misma situación, que tenían los mismos momentos malos y que entendían el nuevo lenguaje impuesto que comenzaba a hablar (bolo, control, bajada, hiper….etc). Fue una aparición fundamental y la mejor decisión de mi vida, seguir el camino con ellos y ellas.

Estoy aquí, formando parte de la Junta Directiva de ADICOR, porque creo que debo dar y transmitir a las personas con diabetes, familiares y allegados, todo lo que yo, simplemente, recibí en depósito, para seguir transmitiéndolo.

 

 

Rafi Mohedano – Vocal

Soy vocal de esta asociación desde este año 2017. Soy mamá de un niño con diabetes que ahora tiene 9 años pero que comenzó con su diabetes a los 9 meses. Nuestra familia comenzó a convivir con su nueva condición con muchos miedos y desconocimientos, mucho que aprender y sin ninguna asociación que nos tranquilizara y nos hiciera ver que nuestro hijo sería un niño totalmente normal. Cuando le fue diagnosticada su diabetes, lo primero que pensé es que nuestra vida tal y como la conocíamos hasta entonces había acabado, jamás podríamos salir a comer, ni de viaje y mi hijo no tendría una vida como la de cualquier niño de su edad.

Como por aquel entonces no tenía la suerte de contar con ninguna asociación, encontré a una amiga con una hija con diabetes que me ayudó enormemente, me apoyó y poco a poco me hizo ver que con las precauciones necesarias mi hijo tendría una vida totalmente normal. La educación en diabetes, la alimentación, el deporte y la insulina serian los pilares de esa vida. Me fui formando poco a poco y con no pocas dificultades ya que el día a día no es fácil. Pero he logrado llegar hasta aquí y me levanto cada día pensando que tengo que conseguir que mi hijo sea lo más feliz posible hoy, pero teniendo en cuenta la mochila…. ¡¡¡la mochila de la diabetes!!!.

Cuando se creó la asociación pensé que tenía que pertenecer a ella, colaborar con ellos, aportar mis experiencias con las familias que están en la misma situación que yo y, por supuesto, aprender cada día de todos los que formamos esta familia.

Os animo a uniros y participar en ADICOR, puesto que cuantos más seamos más se nos oirá y lo que consigamos, con el esfuerzo de todos, repercutirá en un mejor futuro para nuestros hijos y para todas las personas que viven su día a día con esta patología.

Francisco Jurado – Vocal

Socio desde poco después de echar a andar la Asociación, e incorporado a la Junta Directiva como Vocal, en marzo de 2017, por reestructuración de la misma.

¿Y por qué estoy aquí?. Básicamente porque soy padre de un niño llamado Jesús, que debutó con diabetes tipo 1 a los 7 años, en el año 2012. Consciente de la importancia de una Asociación en la vida de una persona con diabetes, desde casi el principio de su debut, preguntaba a todo el mundo por Asociaciones de diabéticos. “En Córdoba hubo varias, pero ya no hay ninguna”, me decía todo al que preguntaba. “Pues habría que montar una” pensaba yo siempre que me lo decían.

¿Y por qué lo pienso así?. Porque la diabetes, para mí, y supongo que para la mayoría de personas que en un grado u otro nos ha tocado bregar con ella, no es sólo inyectarte insulina, mantener una alimentación sana y practicar ejercicio físico. Que sí, que esos son los pilares básicos para mantenerla a raya como patología, pero ¿qué pasa con otras consecuencias derivadas de la misma, como el aspecto social, laboral o psicológico?. O, ¿dónde reciclo mis conocimientos en diabetes, los actualizo y amplío, comparto experiencias y aprendo de los demás y los demás de mí?. ¿Quién se ocupa de todos esos aspectos “colaterales” de la diabetes?. “Pues las asociaciones de diabetes” me volvían a responder cuando formulaba en voz alta esas preguntas. Y, claro, yo seguía con la misma idea en la cabeza “hace falta una asociación en Córdoba ya”.

Y entonces me sonrió la suerte porque cuatro personas que pensaban como yo crearon ADICOR. Y como desde el debut de mi hijo, he creído y creo firmemente en que una Asociación de Pacientes es el cuarto pilar que debe sostener la vida de una persona con diabetes, me sumé al proyecto sin pensarlo, primero como socio y actualmente como miembro de la Junta.

Y por eso estoy aquí, porque quiero aportar mi granito de arena para que ADICOR haya llegado para quedarse y se consolide como un referente a nivel de pacientes cuando alguien hable de diabetes en Córdoba.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar