Diabetes 2017-06-27T09:04:12+00:00

¿Qué es la diabetes?

Sí has entrado en nuestra página seguramente será porque estás buscando información sobre qué es la diabetes. Y seguramente tu búsqueda vendrá motivada porque tú o alguien cercano a ti ha sido diagnosticado recientemente de diabetes y necesitas saber en qué consiste esta patología. Pues bien, eso es lo que intentamos explicar de manera sencilla, y sin usar muchos tecnicismos ni “palabros” médicos (que al principio nadie entiende) en este apartado de nuestra web: qué es la diabetes, por qué se origina y cómo va a ser la vida de una persona con diabetes desde que ésta es diagnosticada.

En principio, lo primero que tienes que saber es que la diabetes es una patología crónica, lo cual significa que, una vez que alguien es diagnosticado con diabetes, (a ese inicio los médicos lo llaman “debut”), ya es para “toda la vida”. Tranquilidad, es cierto que, hasta que no exista una cura, es para toda la vida. Pero la vida no se acaba por tener diabetes, sólo sufre algunos cambios a los que hay que saber adaptarse.

¿Por qué se produce la diabetes?

Hay un órgano en nuestro cuerpo que se llama páncreas y que entre otras muchas funciones es el encargado de generar insulina. Pero ¿qué es la insulina?. La insulina es una hormona producida por nuestro páncreas y que, para que lo entiendas fácilmente, es como una llave que abre la cerradura de las puertas de las células del cuerpo para que la glucosa (azúcar en la sangre) pueda entrar en ellas y pueda ser utilizada por éstas como energía. En resumen, la insulina es la hormona que permite que la glucosa de los alimentos pase a las células del organismo.

Una persona que tiene diabetes, o bien su páncreas deja de producir insulina, o bien, aunque su páncreas produce insulina, no absorbe adecuadamente la glucosa. En ambos casos la glucosa no entra en las células musculares y sigue circulando por la sangre en unos niveles que, a largo plazo, pueden resultar perjudiciales para la salud

Cuando ocurre el primer caso, estamos ante la llamada Diabetes tipo 1 (DT1), mientras que el segundo se le llama Diabetes tipo 2 (DT2). Pero veamos un poco más detalladamente en que consiste cada caso.

Diabetes tipo 1

Se desencadena cuando una reacción autoinmune provoca que el páncreas deje de producir insulina. «Reacción autoinmune» significa que el organismo crea anticuerpos contra sus propias células y las destruye. Si esto sucede significa que, a partir de este momento, tu organismo ya nunca podrá generar su propia insulina.

Aunque la diabetes tipo 1 puede desarrollarse en adultos no es lo habitual, teniendo una mayor incidencia entre niños y jóvenes. En este tipo de diabetes, el propio sistema inmunitario del paciente produce una destrucción de las llamadas “células beta” del páncreas, que son las encargadas de generar insulina, lo que origina una deficiencia total de la misma.

La aparición de la diabetes tipo 1 no se puede prevenir y no se conocen las causas que la provocan. Se caracteriza por ser crónica, ya que una vez que ha aparecido, la enfermedad no remite y requiere llevar un tratamiento de por vida. Las personas diagnosticadas de diabetes tipo 1 han de administrarse inyecciones de insulina a diario o bien estar conectados a una bomba de insulina para poder llevar un control adecuado de sus niveles de azúcar en sangre. Además del tratamiento con insulina, una dieta sana y la práctica regular de ejercicio son los tres pilares básicos para su control.

Diabetes tipo 2

Aunque la diabetes tipo 2 puede afectar a personas de cualquier edad, incluso a niños, se desarrolla con mayor frecuencia en personas adultas y mayores. La obesidad y una vida sedentaria son, entre otros, algunos de los factores que pueden provocar este tipo de diabetes. La mayoría de las personas con diabetes tipo 2 pueden producir insulina, pero no en las cantidades suficientes que el organismo necesita para su correcto funcionamiento.

Al igual que en la diabetes tipo 1, llevar una dieta saludable y la práctica regular de ejercicio físico son parte del tratamiento, pero a diferencia de la primera, en la que, a nivel farmacológico, el único tratamiento que existe es la insulina, en la diabetes tipo 2 el tratamiento es más amplio, pudiendo limitarse sólo a dieta y ejercicio o sumar a ambos la administración de antidiabéticos orales o, si éstos dejasen de resultar efectivos, podría conllevar también el tratamiento con insulina.

Este tipo de diabetes sí puede prevenirse, en la mayoría de los casos, si se mantienen unos hábitos de alimentación saludables y se combinan con una actividad física moderada.

Y por ahora esto es todo. En otras webs podrás encontrar muchísima más información científica, estadística, médica y social sobre la diabetes, pero nuestra intención no es que las personas que hayáis llegado a nuestra web salgáis de ella con un “atracón” de información difícil de digerir. Sólo hemos querido que las personas que se acercan a la diabetes por primera vez, tengan una idea general de que es la diabetes y que supone vivir con ella diariamente. Esperamos haberlo conseguido.

Ah, y por supuesto, si quieres profundizar más en tu educación en diabetes, también podrás venir a nuestra asociación. Serás siempre bienvenido y estaremos encantados de resolver tus dudas y preguntas compartiendo contigo los conocimientos que, como personas afectadas de una manera u otra por la diabetes, hemos ido adquiriendo desde el día en que ésta se convirtió en nuestra compañera de viaje.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar